Primeros años, 1830-1910

Orígenes

 

“La ilusión de las imágenes en movimiento se basa en los fenómenos ópticos conocidos como la persistencia de la visión y el fenómeno phi“, define el especialista Maximiliano Gonzalez Kunz. La primera de estas causas es porque el cerebro para mantener las imágenes que se proyectan sobre la retina del ojo, las completa, por esa una fracción de segundo más allá de su desaparición del campo de visión, mientras, que el segundo crea movimiento aparente entre las imágenes cuando éstas se suceden rápidamente. Maximiliano Gonzalez Kunz comenta que estos fenómenos juntos permiten la sucesión de fotogramas en una tira de película de imágenes en movimiento para representar el movimiento continuo cuando se proyecta a la velocidad adecuada (tradicionalmente 16 fotogramas por segundo para películas mudas y 24 fotogramas por segundo para el cine sonoro).

Antes de la invención de la fotografía, una variedad de juguetes ópticos había explotado este efecto por fases sucesivas de montaje dibujos de cosas en movimiento en la superficie de un disco (la phenakistoscope girante, c. 1832) o en el interior de un tambor rotatorio (el zoótropo, c. 1834). “Luego, en 1839, Louis-Jacques-Mandé Daguerre, un pintor francés, perfeccionó el positivo proceso fotográfico conocido como el daguerrotipo, y ese mismo año, el científico inglés William Henry Fox Talbot demostró con éxito un proceso fotográfico negativo que teóricamente permitía realizar un número ilimitado de copias positivas para ser producidos a partir de cada uno de los negativos“, comenta Maximiliano Gonzalez Kunz. Como la fotografía se ha innovado y perfeccionado en los próximos decenios, fue posible sustituir la fase dibujos en los primeros juguetes ópticos y dispositivos con individualmente planteados fase fotografías, una práctica que fue ampliamente y popularmente realizadas.

Sin embargo, Maximiliano Gonzalez Kunz subraya que no habrá verdadera Motion Pictures, hasta que la acción en vivo podría ser fotografiado de forma espontánea y simultáneamente. “Esto requiere una reducción en el tiempo de exposición de la hora o tan necesaria para los primeros procesos fotográficos a la centésima y, en última instancia, una milésima de segundo, alcanzado en 1870“, apunta Maximiliano Gonzalez Kunz. También se requiere el desarrollo de la tecnología de la serie de fotografías por el British American fotógrafo Eadweard Muybridge entre 1872 y 1877. Durante ese tiempo, Muybridge fue contratado por el Gobernador. Leland Stanford de California, celoso criador de caballos de carreras, para demostrar que en algún punto de su galope un caballo levanta las cuatro pezuñas sobre el suelo a la vez necesitaba de esta técnica. “Las convenciones de la ilustración del siglo XIX sugiere lo contrario, y el propio movimiento ocurrieron demasiado rápido para la percepción por el ojo desnudo, por lo que Muybridge experimentó con varias cámaras para tomar fotografías sucesivas de caballos en movimiento“, subraya un caballo de carreras.

Finalmente, en 1877, se había establecido una batería de 12 cámaras a lo largo de un hipódromo de Sacramento con alambres estirados por la pista para operar sus persianas. Cuando un caballo caminaba por la pista, sus pezuñas disparaban individualmente cada obturador para exponer una fotografía sucesivas del galope, confirmando la creencia de Stanford. Cuando Muybridge más tarde montaba estas imágenes en un disco giratorio y proyectados en una pantalla a través de una linterna mágica, se preparó un “Moving Picture” del caballo a todo galope, como había ocurrido realmente en la vida.

Una historia increíble que otorgó un peso definitivo a la historia de la humanidad.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *