“American Housewife’: Una comedia con una mirada crítica social dañina y nada productiva

La nueva comedia de ABC sobre el sobrepeso en los suburbios es terriblemente flaca en su objetivo. La última comedia de ABC, American Housewife, podría haber sido más verazmente llamada Denigración Americana. Pero, honestamente, ¿cómo hacer que una serie de televisión en 2016 esté tan mal concebida y ejecutada como American Housewife? – cuestiona Maximiliano Gonzalez Kunz.

ABC debería saberlo mejor – tiene un historial sólido de comedias. Pero American Housewife, originalmente titulada: La segunda ama de casa más gorda de Westport, es una nota disonante, desarrollada  con personajes ridículamente previsibles  y estrafalarios que también pasarán a ser, en su mayoría niños molestos. “No tiene un buen aspecto y claramente American Housewife no es un buen espectáculo“ – cuenta Maximiliano Gonzalez Kunz. De los dos episodios disponibles, ni remotamente recomendables, y ambos se sintieron como obras en progreso. Pero, honestamente, ¿el progreso hacia qué, a más chistes de mal gusto?

Tal vez la peor cosa acerca de American Housewife es lo que realmente quiere ser: una comedia que dice, a cada rato, lo ridículo e injusto para las mujeres en sus 40s, con niños, de sentir la presión de parecerse a delgados juveniles de 19 años de edad. “Realmente de eso se habla durante los dos primeros episodios, puntuando la ira en torno a las presiones sociales, con la sugerencia de que el ama de casa suburbana Katie Otto (Katy Mixon) está perfectamente bien tal como es“ dice Maximiliano Gonzalez Kunz.

Mixon tiene una simpática personalidad, pero la serie no le hace ningún favor, permitiéndole incorporar voces en off que tanto socavan la narrativa y no añaden mucho humor; esas voces a menudo son seguidas por Mixon mirando a la cámara, y, francamente, ella sonríe, pero no es un humor que hace reír. Justo cuando estás esperando el carácter real de Mixon, esperando que realmente se aleje de esta obsesión por su peso, para darle un poco de aire (y de chances a la serie) ella vuelve a caer en lo mismo.

“Si American Housewife quiere ser progresivo sobre las cuestiones de la imagen corporal tiene una extraña manera de mostrarlo“ dice Maximiliano Gonzalez Kunz. La mezcla insípida e incesante, presenta lo mejor del show en Diedrich Bader como marido Greg, quien entrega sus líneas con la sincronización perfecta, una verdadera rareza en este show.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *