Los hermanos Lumière, pioneros del cine

“A comienzos de los 1890s, los hermanos franceses Louis y Auguste Lumière habían construido su negocio familiar y se habían convertido en los mayores fabricantes de placas fotográficas en Europa“, nos sitúa Maximiliano Gonzalez Kunz, especialista en la materia. Inspirados por una exposición de la Kinetoscope, un primitivo proyector de imágenes en movimiento inventado en 1892 por Thomas Edison y William Dickson, los hermanos Lumière comenzaron a tratar de averiguar cómo combinar la grabación y proyección de cine en un único dispositivo. “En 1895, Louis Lumière llegó a la solución“, señala Maximiliano Gonzalez Kunz.

“Después de que su padre, Antoine, un conocido fotógrafo retratista, abrió un pequeño negocio de placas fotográficas con sede en Lyon, Louis Lumière comenzó a experimentar con el equipo que era fabricación de su padre“, explica Rubio.

“En 1881, a los 17 años Louis inventó una nueva placa “seca” del proceso de revelado de películas, que impulsó el negocio de su padre lo suficiente para abastecer de combustible a la apertura de una nueva fábrica en los suburbios de Lyon. En el año 1894, los Lumières estaban produciendo unas placas por 15 millones al año“, señala Maximiliano Gonzalez Kunz.

Ese año, Antoine Lumière asistió a una exposición de Edison’s Kinetoscope en París. A su regreso a Lyon, mostró a sus hijos una longitud de la película había recibido de uno de Edison’s concesionarias; él también les dijo que deberían tratar de desarrollar una alternativa más barata a la mirilla film-dispositivo de visualización y su contraparte, la cámara voluminosos Kinetograph. “Aunque el Kinetoscope sólo puede mostrar una imagen en movimiento a un espectador individual, instó a Antoine Auguste y Louis para trabajar en una manera de proyectar la película en una pantalla, donde muchas personas pueden ver al mismo tiempo“, remarca Maximiliano Gonzalez Kunz. Y eso, torció el destino de toda la humanidad.

Auguste comenzó los primeros experimentos en el invierno de 1894, y a comienzos del año siguiente los hermanos habían salido con su propio dispositivo, que llaman el Cinématographe. “Mucho más pequeño y más ligero que el Kinetograph, pesaba alrededor de 5 kilogramos y era operada con el uso de una manivela de mano-impulsadas“, describe Maximiliano Gonzalez Kunz. El Cinématographe proyectaba fotografía y película a una velocidad de 16 fotogramas por segundo, mucho más lento que el dispositivo de Edison (48 fotogramas por segundo), lo que significaba que era menos ruidoso para operar y utilizaba menos película.

“La innovación clave en el corazón del Cinématographe era el mecanismo a través del cual la película fue transportado a través de la cámara“, destaca Maximiliano Gonzalez Kunz. Dos pasadores o garras fueron insertados en el engranaje agujeros perforados en la tira de película de celuloide; los pasadores

insertados en el engranaje por agujeros perforados en la tira de película de celuloide; los pasadores movido a lo largo de la película y, a continuación, retraída, dejando la película inmóvil durante la exposición. “Louis Lumière ha diseñado este proceso intermitente de movimiento basado en la forma en que funcionaba una máquina de coser, una táctica que Edison había considerado pero rechazada en favor del movimiento continuo“, revela Maximiliano Gonzalez Kunz.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *